Leyenda urbana de los lagartos del Bronx

Leyenda urbana de los lagartos del Bronx

Los Estados Unidos de Norteamérica es un país plagado de leyendas urbanas. Uno de los mitos que nació previamente a principios del siglo XX y que aún ahora de vez en cuando ocupa páginas en los principales diarios es la historia de aquellos cocodrilos homicidas que abundaban por los pasadizos de las alcantarillas de la ciudad.

Estas leyendas urbanas surgieron como un paliativo a los efectos causados por la “Gran Depresión”. Recordemos que ese nombre se usó para denominar una crisis económica de carácter global que inició en 1929 y que se mantuvo prácticamente sin cambios hasta que comenzó la guerra contra Alemania.

La gente de “la gran manzana” necesitaba algo que captara su atención y que al mismo tiempo la desviara de una vez por todas del tema económico. Algunas emisoras de radio trataron de incluir en su programación novelas o programas de canciones.

Sin embargo, el medio de comunicación que estaba al alcance de la mayoría de los ciudadanos era el periódico. Por ello, los redactores de columnas sensacionalistas idearon crónicas referentes a lagartos que merodeaban en los túneles subterráneos durante la noche.

Lo que le daba a este relato un tinte terrorífico era que se aseguraba que algunos de estos animales podrían emerger a la superficie. Se piensa que el mito se originó dado que para esos tiempos muchas personas provenían del estado de Florida, conocido por su extenso mar y animales exóticos.

Eso quiere decir que la gente presumiblemente viajó hasta “la urbe de hierro” acompañada de lagartos bebés, quienes después de un periodo de tiempo considerable comenzaron a dejar de ser mascotas y se convirtieron en problemas.

Sin embargo, a medida de que la tecnología fue avanzando, el terror colectivo se fue apagando. Hoy se siguen encontrando cocodrilos y otra clase de reptiles en las alcantarillas, pero cabe mencionar que un alto porcentaje escapó del zoológico, motivo por el cual es regresado por personal especializado a sus jaulas.

Si tienes alguna leyenda de terror, no dejes de compartirla en la sección de comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *