El Cineclub

El Cineclub

Gran cantidad de personas acostumbran reunirse un día a la semana en clubes de lectura, para discutir una obra literaria en particular. Es más, yo mismo he estado inscrito en uno donde publicábamos mensualmente una gaceta con cuentos de terror reales.

En fin, un amigo muy querido me invitó a un Cineclub que únicamente proyectaba películas de culto que estuvieran relacionadas con el género del miedo. Este tipo de cintas solamente son apreciadas por un reducido grupo de espectadores, ya sea porque pertenecen a un director en particular o bien por el estilo narrativo que manejan.

Debo confesar que acudir a la cita a regañadientes, pues detesto las salas pequeñas de proyección en donde la pantalla es demasiado pequeña. Llegué y por fortuna encontré un lugar ubicado justo en el centro.

Esperamos unos minutos hasta que llegó un tipo que traía entre sus manos lo que parecía ser una videocasetera Betamax, con lo que la cosa no pintaba muy bien en cuestión de imágenes de alta resolución.

La película comenzó y muchas cosas de la trama eran ciertamente previsibles, por ejemplo, la amenaza de unas criaturas que viven en las profundidades del mar, ya se ha utilizado en muchas otras producciones.

Súbitamente, estas bestias salieron a la superficie y empezaron a matar a la gente perforándoles los pulmones. Yo estaba inmerso en la historia, hasta que escuché que la persona que estaba detrás de mí emitió un ruido idéntico al de las víctimas que veíamos en televisión.

Voltee para ver qué sucedía y miré que en su espalda tenía dos agujeros en la zona donde van los pulmones.

– ¿De qué se trata? Creo que este tipo de bromas macabras están demás.

– No se trata de ninguna broma, este club brinda al visitante una experiencia de muerte. Las escenas que son transmitidas en esa videograbadora, se vuelven realidad.

Me levanté de mi asiento y mi amigo y yo huimos. No paramos de correr en un buen rato, hasta que nos aseguramos de que estábamos a salvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *