Archivo de la categoría: Cuentos de terror

Cuentos de terror

El Cineclub

El Cineclub

Gran cantidad de personas acostumbran reunirse un día a la semana en clubes de lectura, para discutir una obra literaria en particular. Es más, yo mismo he estado inscrito en uno donde publicábamos mensualmente una gaceta con cuentos de terror reales.

En fin, un amigo muy querido me invitó a un Cineclub que únicamente proyectaba películas de culto que estuvieran relacionadas con el género del miedo. Este tipo de cintas solamente son apreciadas por un reducido grupo de espectadores, ya sea porque pertenecen a un director en particular o bien por el estilo narrativo que manejan.

Debo confesar que acudir a la cita a regañadientes, pues detesto las salas pequeñas de proyección en donde la pantalla es demasiado pequeña. Llegué y por fortuna encontré un lugar ubicado justo en el centro.

Esperamos unos minutos hasta que llegó un tipo que traía entre sus manos lo que parecía ser una videocasetera Betamax, con lo que la cosa no pintaba muy bien en cuestión de imágenes de alta resolución.

La película comenzó y muchas cosas de la trama eran ciertamente previsibles, por ejemplo, la amenaza de unas criaturas que viven en las profundidades del mar, ya se ha utilizado en muchas otras producciones.

Súbitamente, estas bestias salieron a la superficie y empezaron a matar a la gente perforándoles los pulmones. Yo estaba inmerso en la historia, hasta que escuché que la persona que estaba detrás de mí emitió un ruido idéntico al de las víctimas que veíamos en televisión.

Voltee para ver qué sucedía y miré que en su espalda tenía dos agujeros en la zona donde van los pulmones.

– ¿De qué se trata? Creo que este tipo de bromas macabras están demás.

– No se trata de ninguna broma, este club brinda al visitante una experiencia de muerte. Las escenas que son transmitidas en esa videograbadora, se vuelven realidad.

Me levanté de mi asiento y mi amigo y yo huimos. No paramos de correr en un buen rato, hasta que nos aseguramos de que estábamos a salvo.

La carpa

La carpa

Las carpas eran teatros ambulantes en donde se presentaban artistas especializados en distintas artes. Había quienes se dedicaban puramente a la comedia, mientras otros a la danza o al canto.

Cierto día Cipriano se encontró frente a uno de estos lugares y la luna que colgaba entre los postes de la entrada central llamó su atención: «SE VENDE NEGOCIO CON TODO Y COMPAÑÍA ARTÍSTICA».

De inmediato le pasó por la mente la idea de adquirirla, pues siempre le había gustado el ambiente de la farándula. Su mujer, que intuía lo que él se traía entre manos le comentó:

– Ni se te ocurra hacer una oferta por esto. Mira la luna, los decorados y hasta la gente que trabaja aquí. Se ve que ya vivieron épocas mejores y lo que queda son únicamente retazos.

– Eso lo dices solamente porque a ti no te atraen las candilejas, pero deja que yo me encargo de esto y nuestros bolsillos se van a hinchar de dinero. Replicó Cipriano.

– Piénselo bien, porque esta gente parece salida de varios cuentos de terror cortos, pero te daré el beneficio de la duda, ya que tu anterior inversión fue satisfactoria.

Cipriano buscó al dueño de la carpa y prontamente llegó a un acuerdo monetario.

El lunes siguiente, ya como patrón del negocio se percató de que ya eran las cuatro de la tarde y los artistas no habían salido de sus campers.

Golpeó la puerta del más grande de ellos y una mano que se salió a través de los gruesos cortinajes oscuros abrió la puerta.

– Ya casi es hora de la primera función y ninguno de ustedes se ha alistado. Dijo Cipriano al aire, pues no podía verle la cara a su interlocutor debido a la falta de luz.

– En una hora estaremos listos. Ahora salga de aquí y no nos moleste.

– Tú no puedes hablarme así, sal de ahí para que arreglemos nuestras diferencias de una buena vez, si no quieres que te corra.

– Estoy indispuesto. Lo siento.

Entonces Cipriano encendió la luz del camper y vio que estaba lleno de monstruos de todos tamaños, formas y colores. Su corazón no resistió tal impacto y cayó muerto al instante.

Huespedes del mas alla

Huespedes del mas alla

Un hotel muy reconocido en nuestros días, en tiempo pasado fue victima de un desastre natural, como lo es un terremoto y mucha gente quedo sepultada ahí, se dice que desde que paso eso, las personas que quedaron ahí, se aparecen asustando a los huéspedes.

Los lamentos de esas almas en pena, se escuchan por doquier, asustando a muchas personas, haciendo de ese sitio un lugar escalofriante, y reconocido por todos los amantes de situaciones paranormales y por los escépticos que no creen en nada.

Situaciones en las que la temperatura baja sin motivo aparente, cosas que cambian de lugar, sombras de personas que se mueven en el lugar, son los hechos que suceden en ese hotel tan reconocido.

Esperamos que esas almas en pena, logren en algún momento, ver la luz y dejar de penar, que logren el descanso eterno, para que sus almas dejen de purgar.

Y así ese hotel vuelva a dar lo que todos los huéspedes, buscan cuando se hospedan en las habitaciones, que es la paz espiritual.