Archivo de la categoría: Leyendas urbanas

Leyenda urbana de los lagartos del Bronx

Leyenda urbana de los lagartos del Bronx

Los Estados Unidos de Norteamérica es un país plagado de leyendas urbanas. Uno de los mitos que nació previamente a principios del siglo XX y que aún ahora de vez en cuando ocupa páginas en los principales diarios es la historia de aquellos cocodrilos homicidas que abundaban por los pasadizos de las alcantarillas de la ciudad.

Estas leyendas urbanas surgieron como un paliativo a los efectos causados por la “Gran Depresión”. Recordemos que ese nombre se usó para denominar una crisis económica de carácter global que inició en 1929 y que se mantuvo prácticamente sin cambios hasta que comenzó la guerra contra Alemania.

La gente de “la gran manzana” necesitaba algo que captara su atención y que al mismo tiempo la desviara de una vez por todas del tema económico. Algunas emisoras de radio trataron de incluir en su programación novelas o programas de canciones.

Sin embargo, el medio de comunicación que estaba al alcance de la mayoría de los ciudadanos era el periódico. Por ello, los redactores de columnas sensacionalistas idearon crónicas referentes a lagartos que merodeaban en los túneles subterráneos durante la noche.

Lo que le daba a este relato un tinte terrorífico era que se aseguraba que algunos de estos animales podrían emerger a la superficie. Se piensa que el mito se originó dado que para esos tiempos muchas personas provenían del estado de Florida, conocido por su extenso mar y animales exóticos.

Eso quiere decir que la gente presumiblemente viajó hasta “la urbe de hierro” acompañada de lagartos bebés, quienes después de un periodo de tiempo considerable comenzaron a dejar de ser mascotas y se convirtieron en problemas.

Sin embargo, a medida de que la tecnología fue avanzando, el terror colectivo se fue apagando. Hoy se siguen encontrando cocodrilos y otra clase de reptiles en las alcantarillas, pero cabe mencionar que un alto porcentaje escapó del zoológico, motivo por el cual es regresado por personal especializado a sus jaulas.

Si tienes alguna leyenda de terror, no dejes de compartirla en la sección de comentarios.

Walter no está en una nevera

Walter no está en una nevera

Las leyendas urbanas cortas que han sido originadas en Estados Unidos, casi siempre trascienden sus fronteras pues incluyen en ellas a personajes muy importantes del arte, la música o la cultura. En este caso, dedicaremos unos cuantos párrafos al caso del misterioso funeral de Walt Disney (Fundador de uno de los imperios más importantes del planeta relacionados con los dibujos animados y padre del “Ratón Miguelito”.

La gente que trabajó con él, afirmaba que el 90% del tiempo fumaba cigarrillos. Obviamente, el tabaco fue deteriorando su salud poco a poco con el transcurso del tiempo, hasta crearle un delicado cáncer de pulmón, el cual a la postre lo condujo a la muerte.

Sin embargo, ¿De dónde emergió la historia de que su cuerpo está congelado en un laboratorio secreto, esperando a que los científicos encuentren la manera de reanimarlo, sin que haya perdido ninguna de sus facultades ni motoras, ni físicas?

Según los registros de California, el señor Walter Disney falleció en el invierno de 1966, a los 65 años de edad. Diversas fuentes aseguran que tanto él como algunos miembros de su familia, estaban muy interesados en invertir fuertes sumas de dinero en la investigación de procedimientos criogénicos. Pero eso, no quiere decir que necesariamente, su cuerpo descanse en una nevera esperando volver en algún momento del siglo XXI.

Además, retomando el tema de los documentos forenses, se sabe que sus restos fueron cremados, para posteriormente ser enviados a una cripta ubicada dentro de un cementerio que a la fecha todavía pertenece a su familia.

Lo más probable es que esta leyenda haya tomado un gran auge, debido a que el deceso del Walt se dió coincidentemente en la década de los sesentas, caracterizada por abordar temáticas futuristas y de ciencia ficción.

Muchos de los programas televisivos de mayor audiencia, han hecho eco de esa noticia e inclusive algunos la han parodiado de manera genial (si no me creen, por favor busquen el episodio titulado The Day the Violence Died perteneciente a la séptima temporada de los Simpsons).

No dudes en compartir este artículo. Gracias por tu visita.

Leyendas urbanas de alimentos

Leyendas urbanas de alimentos

Las leyendas urbanas mexicanas que versan sobre temas culinarios, acompañan esencialmente alimentos que son de uso común.

Por ejemplo, antiguamente se tenía la creencia de que no era bueno consumir demasiado jugo de limón a la hora de comer, ya que este cítrico se encargaba de adelgazar la sangre. Si bien es verdad que el jugo de limón ayuda de cierta manera a deshacerse de los lípidos incrustados en varias zonas de nuestro cuerpo, para nada pone en riesgo nuestra salud.

Otro caso que me gustaría tocar es el quitarle ambos extremos a la banana. Un tío paterno tiene esa manía. En reiteradas ocasiones le he preguntado cuál es la razón de hacer eso, a lo que solamente se limita a responder “es malo para la salud”.

Debo confesar que llevo más de 25 años comiendo plátanos enteros, es decir, sin arrancarles ni un ápice de su deliciosa carne y durante ese tiempo nunca he sufrido de enfermedades estomacales ligadas a ello.

Sin embargo, debido a que nadie en la familia me supo dar una razón satisfactoria, decidí investigar por mi cuenta y esto fue lo que encontré:

Éste es un mito que tuvo su origen en algunos países de Europa (particularmente los que componen a la península ibérica y en menor medida localidades como Francia y Alemania).

Los lugareños de aquellos territorios afirmaban que en la punta de la banana, se almacenaba la mayor parte de residuos químicos y pesticidas que se usaban para que las plantas pudieran crecer a una velocidad más rápida que la normal.

No obstante, los controles de producción y transportación de alimentos perecederos que se tienen en los países industrializados, imposibilitan la existencia de alguna partícula dañina para la salud. Por lo que podemos afirmar que esta idea debe ser descartada inmediatamente.

Además, conviene decir que si esa leyenda fuera verdad, significaría que la totalidad de los plátanos que se consumían antes y aún ahora estarían totalmente contaminados de bacterias, ya que éstos habrían entrado por ambos lados del fruto, infectándolo por completo y no solamente a una minúscula porción.

Desde luego, lo que debes hacer para no enfermarte es lavarte las manos antes de comer y cuidar que todo lo que entra tu sistema digestivo esté en buen estado.