Archivo de la categoría: leyendas de terror

Leyendas de terror terrorificas que te enchinaran la piel, entra si no tienes miedo.

Leyendas de terror del faro de Piedras Blancas

Leyenda del faro de Piedras Blancas

Piedras Blancas es un pequeño pueblo ubicado al sur del país, en el cual se han registrado una serie de hechos paranormales, los cuales han propiciado que muchos investigadores acudan a verificar si las leyendas de terror que ahí se cuentan, carecen o no de material científico que ofrezca una respuesta a tales enigmas.

Sin salirnos del tema, las leyendas de terror que más se repiten en aquella comunidad son las que están ligadas al faro del puerto principal. Como todos sabemos, dichos implementos tienen la finalidad de alumbrar el camino que deben transitar las embarcaciones, para así evitar que éstas sufran daños o desperfectos.

Dicho faro fue construido por el navegante Roque Balbuena conocido por su amplio dominio en materia de navegación. Al principio, es decir, cuando la obra fue inaugurada el gobierno local le daba el mantenimiento adecuado, con el fin de garantizar que todo funcionara a pedir de boca.

No obstante, al llegar otro partido político al poder la forma de conservar en buen estado estos implementos cambió diametralmente. El faro quedó abandonado y solamente funcionaba de vez en vez.

Por ese motivo, los navegantes que pasaban por aquellas aguas constantemente, sabían que tenían que poseer un sistema independiente de iluminación. Sin embargo, más del 78% de ellas reportaron que misteriosamente sus luces fallaban al encontrarse a una corta distancia del faro.

Luego esas luces eran encendidas “por arte de magia”, únicamente para que la tribulación se diera cuenta de que estaba a punto de chocar contra un enorme banco de rocas filosas.

Las más pequeñas sufrieron daños irreparables en su estructura, mientras las más grandes vieron como el mar se tragaba una notable proporción de su mercancía debido al impacto.

Una nave sólo conocida por los pueblerinos con el apodo de “la Rebelde” decidió hacer el trayecto sin usar ningún artilugio que la alumbrara el camino. El resultado no pudo ser más funesto, la embarcación se hizo añicos al colisionar con la pared de piedra.

Entre los agujeros de aquel muro, quedaron atorados los brazos y piernas de aquellos marinos. Les recuerdo que esto es sólo un pequeño caso de la inmensidad de leyendas de terror que han ocurrido en Piedras Blancas.

La isla de las muñecas

La isla de las muñecasEn una pequeña isla que se encuentra en  Xochimilco México, cuenta la leyenda que Don Julián, una persona mayor que vivía en una chinampa a la orilla de un arroyo empezó a tener la visita no deseada de una niña que había muerto ahogada en ese mismo arroyo.

Don Julián empezó a recolectar muñecas y colgarlas alrededor de su chinampa ofreciéndoselas como ofrenda de paz y evitar que lo siguiera molestando. Los vecinos afirmaban que por las noches veían a la niña jugar con las muñecas.

A lo largo de los años, este lugar se hizo turístico debido a los cientos de muñecas que había alrededor del hogar de Don Julián. Muchas personas empezaron a regalar sus muñecas que ya no usaban, así que la colección de esta persona fue creciendo aún más.

Muchas personas que visitaban el lugar de noche afirman que al pasear alrededor de esas muñecas sentían presencias, que las muñecas los miraban y es que con el paso del tiempo las muñecas se deterioraron y éstas tomaron un aspecto que a simple vista dan miedo.

Un dato importante es que solo a una muñeca le puso nombre. “La Moneca” y se dice que la encontró tirada en un canal. Esta muñeca era su favorita, ya que él contaba que era milagrosa, que concedía deseos y le ayudaba a correr las malas vibras.

Hoy en día Don Julián ya falleció, pero su hogar y muñecas siguen siendo visitados por miles de personas al año, las muñecas siguen permaneciendo en su lugar.

Las personas que viven cerca de la isla de las muñecas, afirman haber visto el fantasma de Don Julián cuidando a sus muñecas, pues dicen que a lo largo de los años, lo que empezó como una ofrenda de paz se convirtió en su pasatiempo y adoración.